Menú Inicio

Lisa

El metro abría a las 6:00 am, eran las 2:45 y me quedaba el dinero suficiente para irme a casa en taxi o beber la última copa en 15 minutos.

Mientras veía a al camarera servirla, escuchaba con detalle como esos 5 cubos de hielo eran arrojados al vaso ¿Me preguntaba que significaba aquella copa para ella? Probablemente nada, fue mi respuesta. Para mi, era un taxi, una especie de tarta por mi cumpleaños número 23 y la forma de hacer más tiempo antes de llegar a casa y no poder dormir pensando en Lisa.

Han sido ya varías semanas desde que me dejó, y varios meses distanciado de mis amigos. No se si es el insomnio, el cansancio o la misma ansiedad pero cada día me siento más alejado de la gente.

Este barrio, el Born, siempre me ha parecido muy oscuro, ya lo es de día y de noche se torna tétrico, más aún un miércoles a estas horas que las calles están irrefutablemente solas.  Tengo la sensación de que alguien me sigue. Miro atrás y hay un hombre a lo lejos, pero no se corresponde con los pasos que escucho.

Aquellos pasos me parecen conocidos. Es Lisa!!!! Me doy la vuelta y de nuevo no hay nadie cerca. Como quisiera verle, explicarle como me siento y lo que me pasa últimamente. Sigo caminando pero esta vez un poco más rápido no quiero que la cabeza me juegue una mala pasada de nuevo.

Otra vez, escucho sus pasos. No quiero mirar atrás, no quiero que desaparezca. Son sus pasos, estoy seguro. Camino mas lento para que me alcance. Funciona, la piel se me eriza, no se si por el frío o por los pasos. Escucho como su pelo se mueve de un lado a otro, y casi podría decir que está metiendo sus manos en los bolsillos para sacar algo. Está muy cerca. Me doy la vuelta y no hay nadie, sólo me parece escuchar como alguien corre hacía un callejón. Sigo aquel ruido, pero no hay nadie. El ambiente es tan lúgubre y sórdido que prefiero tomar mi camino de nuevo. Quiero salir ya de este barrio!

De repente, pienso: tal vez sea un ángel enviado por ese Dios para darme un mensaje.

Seguí caminando y de nuevo le escuché. Sin girarme le pregunto: ¿Volverá Lisa conmigo? Entonces, escucho una voz siniestra en mi oido que me dice, casi como si sus labios estuvieran tocando mi oreja: Nunca más! No se que me asustó más, si la respuesta en si o aquella voz que no tenía nada que ver con Lisa. Apreté el paso, podría sentir como me estaba empezando a hacer daño con las uñas de las manos.  De nuevo los pasos y la voz repitiendo: Nunca más!.  ¿Nunca más qué? me pregunto.

Cada vez que le escucho me altero más, siento como las costillas me vibran, como mi párpado derecho se mueve involuntario y un miedo palpable que me hace sentir las piernas flojas. ¿Será esto como todo lo que ha pasado en estos días? Prefiero no hablarlo con nadie y menos con el primer extraño que me tope. Me tomarán por loco como ya lo han hecho otros.

El nunca más! hizo mi camino eterno. En un intento por conservar la calma me puse los cascos. La voz no era constante, si lo fuese tal vez lo hubiese llevado mejor. A veces cuando no la escuchaba por unos minutos bajaba el volumen del móvil esperando oírla. y luego cuando se repetía sin parar subía el volumen.

Llegué a casa, fui directo a la cocina. No quería encender las luces, no quería confirmar que no había nadie diciéndome: Nunca Más! No quería ver de quien o de que venía esa voz. Como pude preparé un vaso con agua y me fui a mi habitación. Me tome el Lexatín que me mandó el médico la semana pasada. El sueño poco a poco fue entrando, y la voz era la misma pero más calmada, una calma que me ponía mucho más nervioso que antes, susurraba: Nunca más! en mi oido casi como si estuviera tumbado a mi lado.  Y lo hacía cada vez que empezaba a conciliar el sueño. Podía escuchar su diabólica risa al ver que volvía a abrir los ojos de par en par. Se reía de mi. No pude más y llame a gritos a mis padres.

Esa noche fue la primera vez que escuché esa voz, ahora me es muy familiar. Convivo con ella. Sigue diciéndome lo mismo. Yo ahora le pregunto todo aquello cuya respuesta quiera que sea esa: Nunca más. – Andrey Montero

Categorías:Sin categoría

Andrey Montero

Aprendiendo a escribir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: