Menú Inicio

4 replies

  1. Como todo personaje vulgar y egocéntrico es alguien al que debes querer porque jugar a querer es una liga que la “subnormal perdida” valora mucho. A cierta edad una “subnormal de los cojones” valora mucho que no la abandonen porque tiene tanto miedo a la manera en la que encuentra el placer que si pusiéramos luz en la oscuridad veríamos a la banda tocar.

    Me gusta

  2. Carlos se levantó con el ansia de tener que explicarlo todo. Estaba lleno de influencias. La arquitectura de Sansebastian parecía que quería dale la bienvenida a su secreto y destruir la máscara que se había construido. Carlos odió intensamente su inocencia, recordó el amor hacia lo desconocido y su última pareja del estudio Chiperfield Londres donde el concepto de arquitectura homosexual se oponía a sus confesiones en las que el parroco donostiarra no pudo dar consuelo a sus ganas de morir ante la imposibilidad de saltarse la normativa de urbanismo. Quiso gritar Chiperfield y volver a Londres. Buscar a aquel hombre y dárselo todo. Aceptar un pobre como animal acuático y afrontar lo del opio del pueblo porque era mucho más serio de lo que había querido reconocer.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: