Menú Inicio

Author Archives

Andrey Montero

Aprendiendo a escribir.

Weird beauty

It was a risk and we knew it. We took the pill, we held each other hands and ignored the side effects. You started to look at me in that funny way and I was pretending not to appear to be high but we were experiencing the same. You said: […]

Crema de Calabaza

Es un sábado de otoño con mucha luz, un día lindo, un día para recordar con las papillas gustativas, con el tacto de las manos y con la nariz. Un día para abrir un álbum sin fotos pero con muchos recuerdos. Un álbum más intimo, que sólo abres cuando cocinas con alguien para compartes tus recuerdos mientras lavas las verduras, agregas la sal o pruebas la comida. 

Simulacro

Las sirenas sonaban en el edifico. Yo estaba en el vestuario y pensé: “¿cómo voy a salir sin secarme el pelo?” A mi alrededor parecía que nadie escuchaba nada. Un chico fotografiaba sus músculos en el espejo para Instagram, otro, se tomaba su proteína y se comía el plátano acompañado del fuerte olor que caracteriza un vestuario de gimnasio, otro, utilizaba el secador que yo esperaba para secar su vello púbico y el chico Marvel……

Piromanía Emocional

“Me siento apretando el punto final de lo que nos queda, los restos no carbonizados de un ticket que aún sigue ardiendo. Aquel en el que escribimos un “nosotros” viril e inmarcesible. Siento como el fuego toca y abraza mis yemas y calcina mis uñas. Intento preservar lo único que queda: Un […]

Camila (Inverosímil)

Es el contacto de las llamas de los dedos con cada tecla. Es el sonido arrítmico que se genera. La música de fondo. Las voces en mi cabeza hablando. Esos personajes tan vívidos, tangibles y palpables que mis temores me impiden describir al detalle…..

Primera Vez

“Nos besamos. Me encantó besarla y rodearla con mis brazos mientras lo hacía. Era como besar a un chico más pequeño. Me sentía a gusto, no era solo la atracción que sentía hacía ella, era esa sensación que me producía tomarla en mis brazos. ”

Mentir

Quedamos para hablar en el café de aquel hotel. Él sabía perfectamente que yo odiaba ese sitio. Pero me importaba muy poco. Yo necesitaba saber qué pasó con Camilo. Estaba claro que no había muerto de un ataque al corazón.  – Hola Santiago. ¿Cómo estás? Pregunté. No paraba de mirarme […]